Cacofonía

Se puede juzgar el estado de una ciudad y su sociedad por los sonidos que estas producen. La anarquía se siente y naturalmente se escucha… En la Candelaria se escuchan, sin importar la hora, perros y sus respectivos aullidos, sean de soledad o simplemente territoriales; carros y sus respectivas bocinas; y particularmente deseo destacar: gallos que cantan a partir de las 11 de la noche y no se callan sino hasta después de las 5 de la mañana; cosa que tumbó creencias de toda la vida por cierto; conversaciones de barrenderos en buenos días, o de los 7 recién salidos de algún local que desean alargar la fiesta (cosa que no juzgo ya que el dinero no alcanza y pues hay que extender la noche sólo con la imaginación) a costillas de los demás que no están rumbeando con ellos, y de nuevo los perros, que le ladran a los locos, que hay bastantes, y no paran ya que hay tanto descontrol, en absolutamente todos los aspectos de nuestra ciudad, que hasta lo perros se han multiplicado por doquier sin ningún tipo de control de población, lamentablemente para Caracas, al igual que nosotros.

Saludos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s